!Feliz Día de la Independencia a la República Dominicana!

!Feliz Día de la Independencia a la República Dominicana!

By Marti Cuevas

Cuando me mudé a Nueva York a finales de los 80 con el sueño de tocar música en la Gran Manzana, tenía un montón de amigos de casi todos los países latinoamericanos, EXCEPTO la República Dominicana.  En cuanto a los estilos caribeños, conocía bastante bien las músicas de Puerto Rico y Cuba, pero no sabia nada de las tradiciones musicales dominicanas.  Saboreé por primera vez el Merengue y la Bachata cuando, al principio de los años 90, comencé a trabajar con J & N Records.  Después, y de pura casualidad, me encontré tocando saxo tenor en agrupaciones de Merengue en la Ciudad de Nueva York.  En poco tiempo me enamoré de todo lo que tenia que ver con esa isla, Quisqueya – exótica, maravillosa y llena de idiosincrasias – el Merengue; los acentos regionales sabrosos y llenos de “swing;” mis amigos y compañeros músicos, y su constante “tijera” con buen humor, que hizo de la vida un gozón total en la carretera.

Desde siempre me asombraba que una islita chiquita, donde las personas no siempre tengan la suerte de nacer en familias de bien y de oportunidades, muchos amigos míos llegaron a ser músicos a un increíble nivel, básicamente con aprendizaje en la “Universidad de la Calle.”  Cuando me profundicé en el Merengue, pude apreciar de cerca el extraordinario virtuosismo de los músicos, particularmente los que grababan con tanto caché y belleza, tan perfectamente, a una velocidad de vértigo – saxofonistas que desafían la anatomía humana con articulaciones totalmente imposibles; teclistas que de alguna manera evitan el síndrome del túnel carpiano; percusionistas multifacéticos y versátiles; cantantes impecables con unas tesituras inhumanas; bajistas estilo “Pastorious” en Merengue.  La destreza de muchos de mis amigos músicos – cantantes, compositores, arreglistas y productores, expertos en concepto – todo en un solo paquete, una persona mágica de mil habilidades – me hizo reflexionar sobre las comodidades que solemos dar por sentado como ciudadanos de los Estados Unidos.  Nosotros, mas a menudo, disponemos de la oportunidad de estudiar con los mejores profesores, ir a las mejores escuelas.  Aun naciendo a familias de bajos recursos, si demostramos algo de talento, existen becas o escuelas de comunidad patrocinadas por algún programa del gobierno.

Siempre he pensado que aprender el Español ha sido el logro mas fantástico de mi vida.  He podido conocer y dialogar profundamente con gente del mundo inmenso Hispano – personas que nunca habría podido conocer sin ese requisito.  Ha sido un gran privilegio.

Pero, sobre todo, debo mas a la Republica Dominicana que cualquier otro lugar – tanto culturalmente, musicalmente, y los amistades de siempre que he llegado a amar y mantener en mi circulo intimo de personas adoradas durante mas de dos décadas.

Así que, en este día tan especial, y desde el corazón - !Feliz Día de la Independencia a la Republica dominicana!

!Qué viva Quisqueya!